Jonás Trueba, ganador del Premio Especial del Jurado en el Festival Internacional de Karlovy Vary: “Tenía que hacer una película en circunstancias tan jodidas como el Covid 19”
Jonás Trueba en el Festival Internacional de Karlovy Vary en el estreno de su nueva película "Tienes que venir a verla"
Jonás Trueba, Vito Sanz y Javier Lafuente durante la 56º Edición del Festival Internacional de Karlovy Vary

Jonás Trueba acaba de ganar el Premio Especial del Jurado en el prestigioso Festival de Clase A, de Karlovy Vary, en República Checa, con su película “Tenéis que venir a verla”. Las siguientes declaraciones fueron tomadas durante las jornadas de tal certamen cinematográfico al equipo de CineArte.

¿Cómo surgió la idea durante la cuarentena, y cómo llegáis a la conclusión de realizar esta idea?

Había una intuición que venía de experiencias y películas que habíamos hecho previamente, nos permitió pensar que en unas circunstancias tan jodidas como era el COVID-19, nosotros podíamos hacer una película. Así que tuve claro que tenía que hacer una peli. Ya no solo por el placer de hacerla, sino por volver a juntarnos porque llevábamos mucho tiempo sin vernos por culpa del COVID, y tenía que ser una película posibilista, esencialista como yo digo. Eso significa grabar una película en pocos días, porque realmente era muy difícil rodar, había mucha incertidumbre. Poco a poco eso se junta con esta con algo que ya estaba pasando antes del COVID, esta vieja idea de los amigos que empiezan a vivir fuera de la ciudad, a los que no vas a ver, aunque te pidan que vayas a visitarlos. Y tiene que ver con que hacer una película es como hacer una casa; y esto se une con la crisis del cine, la gente ya no está yendo al cine, de ahí lo de «tenéis que venir a verla» la peli, que es también la casa.

¿Cómo ha afectado el COVID a vuestra forma de ver el mundo y hacer cine? – Al menos lo que yo veo de tus pelis es que al final tratáis crisis, por ejemplo, en «Tenéis que venir a verla» tratáis la crisis de los 30 cuando tienes que asentar tu vida porque la sociedad te lo dice, ¿creéis que esas crisis han cambiado? ¿creéis que el COVID las ha afectado?

Hemos vuelto mucho como al mundo de antes, y cuidado, porque esto lo digo, porque no parecía tan evidente. El mundo ha cambiado y esto no se esperaba y saldrá en los libros de historia, por muchas cosas. El mundo parado, todo el mundo metido en sus casas… es un hecho histórico, es algo que está claro. ¿En qué se ha traducido esto? A un nivel de lo cotidiano/humano aún no está muy claro. Ahora mismo te diría que más o menos estamos exactamente igual, quizá un poco más atontados.

No está claro que hemos sacado positivo de esto… me encantaría decir algo positivo. En el cine nos hemos percatado de nuestra insignificancia, de vernos reducidos, de ser más conscientes de que el mundo es inmenso, y es algo que ya sabíamos pero que a nosotros nos lo ha demostrado y que a lo mejor a nuestra generación nos ha faltado más percatarnos… La gente decía que el COVID era una venganza de la naturaleza. Yo no sé si será así pero sí creo que nos ha mandado una señal, que cuidadito, que no somos ni tan listos, ni tan invencibles. Yo creo que nos ha hecho ser conscientes de nuestra pequeñez, de lo poco importantes que somos

Ahora mismo estamos viviendo un momento crítico en el cine español, en el cual todo el mundo está buscando ofrecer como algo nuevo, ¿A dónde creéis que está yendo ahora mismo el cine? ¿En qué dirección?

Por un lado, pienso que siempre se hacen películas que merecen la pena, eso lo tengo bastante claro, siempre hay alguien haciendo una peli, y luego todas las que se están haciendo y que no sabemos, que no conocemos, en cualquier país, en cualquier ciudad, y hoy más que nunca con la facilidad que hay… No habrá películas por ahí que a lo mejor no descubrimos nunca o con suerte en 20 años y que se deben estar haciendo a día de hoy. Yo confío en que siempre va a haber un cine bello, interesante, que es cierto que es distinto al cine del siglo XX. ¿Que está un poco acorralado y ha perdido su centralidad o importancia social? Creo que la ha perdido, contra el nuevo auge audiovisual desde mil ángulos nuevos. Los videoclips, el internet, la oferta abusiva de las plataformas, la comodidad tecnológica… Yo creo que todo eso ha desplazado el cine de su lugar natural, que es la sala de cine. Eso está muy claro para mí. El cine se basaba en la cámara y luego de la cámara al proyector, y el proyector juntaba a la gente.

Eso era lo que lo hace especial, ese es su lugar natural. Ahora hay una especie de mutación en el que está perdiendo este espacio natural. Hay que estar atentos a qué significa eso, porque es posible que se pueda perder, y que desaparezca un lenguaje.

Concretamente el cine español no existe como tal, existen cineastas y cada uno está en sus movidas, en sus proyectos con sus líos y esto te lo cuento yo, pero a lo mejor hablas con otro director y te contará otro punto de vista.

Un detalle que me ha llamado la atención a mí. ¿Por qué en 4:3? Pudiendo escoger cualquier formato, ¿por qué escoger el primitivo?

Tú misma lo has dicho, porque es el formato primitivo, como el originario. Yo sentía un poco primitiva la película. No sé si conoces a Howard Hawks. Howard Hawks es un cineasta que a mí me encanta que hizo de todo, hizo westerns, policiacos, comedia… de todo. Entonces no sabría decir cuál es su estilo, un estilo medio invisible, pero lo que más me gustaba de él que se sabía muy filmar a las personas, a los personajes, sabía muy bien elegir la distancia justa, de no juzgar, siempre tenía la cámara a la altura del hombro y filmaba en esos formatos. A lo que quiero llegar es que al final la elección del formato es una elección natural, más para una película que se siente un poco primitiva, más en relación al cine clásico, de personajes sin más, y que es una película que tira mucho de cámara, con muy pocos elementos, no hay mucho que ver más allá de sus rostros y sus cuerpos.

Narrativamente, tú coges la película y cortas en la escena cuando está haciendo pis. ¿Por qué en ese momento en el que ella se encuentra vulnerable? ¿Por qué no antes, a lo mejor, cuando está con Irene, o a lo mejor cuando están jugando al Ping-pong?

Muy buena pregunta (Está guay que te plantees eso). Al final una de las dudas que tienes con cualquier película es dónde vas a cortar, si necesitas otro plano o no. Y esta peli está muy planteada para llegar a una especie de encuentro con algo más real, para generar perplejidad. En cierta manera para mí eso se consigue con ese plano. Sin ese plano la peli no está completa, ese plano es fundamental. No habría película sin ese plano. Para mí. A lo mejor otro director corta antes y le funciona, pero para mí la película no terminaría de estar completa. Es una cuestión muy delicada. «Está guay que preguntes esto porque narrativamente la peli no tiene casi argumento, que era lo que quería hacer yo básicamente».

Escorial. Siempre digo Escorial. Amo El Escorial. ¿Por qué El Escorial?

Pues tras dar vueltas por muchos sitios de Madrid, buscando casas, buscando y preguntando a amigos de hace muchos años, de repente apareció esta casa a las afueras de El Escorial, no teníamos pensado «vamos a rodar a El Escorial». No teníamos ideado ningún sitio en concreto, solo que estuviese a una distancia de Madrid no demasiado lejana, pero finalmente encontramos esta casa gracias a la amiga de una amiga, nos gustó mucho la casa pero lo que sobre todo a mí me gustó fue la relación de la casa y esa urbanización del Escorial bajo con esa salida a ese especie de camino, me encantó, ese paso de cebra, urbanizado, que pasan los coches, y de pronto haces «plas» y en tres panorámicas, literalmente, recorren un camino que les lleva hasta este montecito donde hacen esa foto del Abantos, en tiempo real; Y todo eso me encantó. Ese campo típico, campo humilde.

Otras noticias destacadas